Dolor crónico

El paciente que padece de dolor crónico está en un estado de debilidad emocional permanente por que el propio dolor genera importantes reacciones emocionales que pueden potenciar el sufrimiento.

 

El dolor, al ser crónico afecta inevitablemente todas las esferas de la vida de la persona que lo padece: socialmente disminuyendo las relaciones con amigos y cercanos, laboralmente porque puede llegar a incapacitar para el trabajo y en las relaciones familiares por no poder llevar una vida normal en general.

Convivir con el dolor crónico representa convivir con sensaciones corporales incontrolables, limitaciones corporales, pérdida del contacto social, problemas laborales e incertidumbre económica...

Para hacer frente al dolor crónico éste se tiene que abordar desde diferentes vertientes: manejo del estrés, control de los pensamientos negativos, incorporar actividades y participar, buscar apoyo en el entorno y en los profesionales.

“El dolor más intenso no es físico, es aquel que te roba la ilusión por la vida”

© Centre de la Mà de Barcelona 2020

Teléfono: 93 459 24 40